Hoy vengo dispuesta a que cambies de opinión sobre una señorona que tiene muy mala fama: la crítica. La verdad es que es escuchar esa palabra y nos ponemos un poco de uñas, ¿a qué sí? La señorona en cuestión tiene un primo guiri que está mucho mejor visto: el feedback. Y es que en realidad, feedback y crítica constructiva vienen a ser lo mismo. La crítica destructiva es la que se ha ganado la mala reputación. Ella no quiere saber nada de nadie y está ahí sólo para herir…

Reunión de trabajo.

En diseño gráfico y en aquellas tareas que requieren mucha entrega, se es mucho más sensible a las críticas. Nuestro proyecto es un pedacito de nosotros mismos, hemos puesto alma y corazón en él. Es muy fácil para algunos menospreciarlo casi sin pararse a mirarlo ni comprenderlo y es ahí cuando nos sentiremos heridos en lo personal. Esa crítica ofende.

En este caso, que seguro que se te ha dado alguna vez, hay dos cosas importantes a destacar:

  1. Se critica tu proyecto, no a tu persona. Hemos de distanciarnos un poco.
  2. El emisor de una crítica vaga y sin fundamento queda descalificado precisamente por esa mala crítica. Y ya no digo mala porque sea negativa, sino porque el emisor muestra así su falta de conocimientos para emitir una crítica.

La crítica, para que sea buena, tiene que ser razonada. Da igual que después te digan que tu trabajo tiene defectos. De hecho, si lo único que hacen es dorarte la píldora, por muy agradable que sea, será una crítica inútil.

Imaginemos que el que te hace feedback es una persona con conocimientos y cualificada, e incluso que se ha tomado su tiempo… ¿qué pasa si después emplea el tono o las palabras inadecuadas?

Para entender esto mejor pongámonos en la situación del crítico, no del criticado. El tono, las formas, el lenguaje no verbal dice mucho de esa opinión que estamos dando. La crítica tiene que tener siempre como fin el motivar a la persona o al equipo a encontrar una mejor solución al problema que tiene planteado. Es importante, por ejemplo, empezar por decir lo positivo, ya que eso creará un buen clima para todo lo que venga detrás.

La crítica es imprescindible, por más que nos cueste asumirla, pero ha de hacerse siempre con sensibilidad. Nada de dar opiniones generalistas que no conducen a nada. Hay que hablar con concreción. Decir por ejemplo:

El tipo elegido para ese texto me parece flojo…

Esto no aporta nada. Sin embrago…

La tipografía tiene poco cuerpo y para mí requiere un esfuerzo su lectura,

Es una crítica que te lleva mucho más lejos, con posibilidades de mejorar tu trabajo.

Las críticas son buenas si el que critica lo hace con criterio, ¡qué redundante!, ¿no? Así que, tenemos que esforzarnos porque nuestras críticas sean siempre un feedback.  La semana que viene, daré más detalles sobre cómo afrontar y emitir críticas.

Fuentes: Psicología para creativos, Gustavo Gili. Imagen: Carl Dwyer, Stock.xchng.

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

11 Thoughts on “Cómo afrontar y emitir críticas (o el feedback en diseño gráfico, I)”

    • Totalmente de acuerdo Roberto. Yo más que crítica positiva, matizaría y diría constructiva. Al decir positivo podemos pensar que todo lo que te dicen es lo bien que está todo y no es el caso. Lo importante es que te hagan llegar más lejos y mejorar en tu trabajo. Gracias por tu comentario!

  • El problema de las malas críticas viene dado cuando el que te contrata, tu cliente, no conoce exactamente la profesión del diseñador gráfico y como se trata de opinar sobre colores, formas y letras, le parece fácil y obvio meter baza.

    Creo que delante de un buena crítica debe de haber un buen briefing, donde tu cliente más que criticar el aspecto formal del proyecto, critica y corrige aspecto más comunicativos, lo que transmite, la viabilidad del proyecto diseñado.

    Cualquier crítica constructiva es bien recibida, el problema en la profesión de un diseñador gráfico o profesional de la publicidad es que casi nunca se le entrega un buen briefing, y es entonces cuando recibes críticas absurdas con cambios caprichosos que no atienden para nada a motivos profesionales.

    Un gran tema, esperaré impaciente a la siguiente entrega
    gracias Laura!
    Mariona

    • La crítica de un cliente está basada muy a menudo en el “me gusta, no me gusta” y eso es una crítica no razonada, hecha así, a la ligera.
      Lo de tener un buen briefing… De eso escribí un post hace algún tiempo y, la verdad, en muchos casos es imposible. Digamos que quien está capacitado para hacer una buena crítica, está también capacitado para hacer un buen briefing (y a la inversa).
      Creo que las críticas de compañeros de profesión son mucho más importantes.
      Gracias Mariona por tu comentario, hasta la semana que viene! 😉

  • Creo que lo principal de la crítica es precisamente dar una alternativa a cómo mejorar lo que se está criticando, no solo enfatizar lo que no nos agrada o molesta, sino precisamente dar un aporte a cómo nosotros solucionaríamos ese detalle.

    Ejemplo: Siguiendo el mismo planteamiento de una tipografía, no es lo mismo solo decir que la selección es mala y punto, a decir: creo que una tipografía seriff (o san seriff) acentuaría más el mensaje; o contrastaría mejor con el fondo, etc.

  • Tanto critica como criticado, lo más dificil para mí es que cada vez más, lo hacemos por mail y quita bastante matizas que se podrían hacer por teléfono o mejor en persona. Cuando me siento atacada o cuando siento que la persona que critico se podría sentir atacada, cojo mi teléfono y llamo. Si todavía siento un malestar, propongo quedar… está bastante complicado el tema.

    • Cuánta razón, Donia. El lenguaje no verbal ocupa un amplio porcentaje en la comunicación, nada como verle la cara, los gestos, el tono de la voz… ¡Hay tantísimas cosas que también comunican! En el caso de tener que hacerlo escrito hay que esforzarse especialmente en cuidar cómo nos expresamos. Gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *