Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

La semana que viene empiezo un curso, otro. Y es que, pensándolo bien, el diseñador gráfico es el eterno estudiante. La verdad es que a mi me encanta, ¡me hace una ilusión! Es como otro primer día de colegio, conocer gente, aprender cosas…  Para llevar a cabo nuestra labor hemos de estar en constante evolución. Esforzarnos cada día. Todo lo que sabemos no nos servirá de nada si no lo actualizamos constantemente.

477035_28353668

Tener los ojos abiertos no es suficiente, hay que ir más allá. Buscar, reflexionar, almacenar, leer, contemplar, actualizar… y aprender cosas nuevas. Hay que saber qué están haciendo otros más grandes que tú, pero también los más pequeños, esto nos enriquece muchísimo. Y no estamos hablando de copiar, estamos hablando de pensar, de asimilar.

Diseñadores gráficos hay hasta debajo de las piedras, o al menos, los hay que se hacen llamar así. Pero este trabajo es mucho más que hacer tarjetitas y dibujitos. Hay quien piensa que lo que hacemos es fácil, que esos programas, ininteligibles para ellos, te lo hacen todo.

Si eres diseñador gráfico como yo, sabes que eso no es así. Un diseñador gráfico debe saber comunicar a través de texto y a través de imágenes. Tener un amplio bagaje visual nos ayudará a estar preparado para cualquier proyecto que se nos presente por delante. El leer mucho y darle mucho al coco, nos ayudará a comprender el mensaje que queremos transmitir y traducirlo adecuadamente. Así lo convertiremos con nuestras herramientas (esos programas ininteligibles) en el producto correcto para nuestro cliente. Tenemos una responsabilidad al llevar a cabo nuestro trabajo. Para ello debemos estar al día y saber de todo un poco.

Muchos piensan en el diseño como en algún tipo de esfuerzo dedicado a embellecer la apariencia exterior de las cosas. Ciertamente, el solo embellecimiento es una parte del diseño, pero el diseño es mucho más que eso.

Miremos en nuestro alrededor. El diseño no es sólo adorno. La silla bien diseñada no sólo posee una apariencia exterior agradable, sino que se mantiene firme sobre el piso y da un confort adecuado a quien se siente en ella. Además, debe ser segura y bastante duradera, puede ser producida a un coste comparativamente económico, puede ser embalada y despachada en forma adecuada y, desde luego, debe cumplir una función específica, sea para trabajar, para descansar, para comer o para otras actividades humanas. El diseño es un proceso de creación visual con un propósito. A diferencia de la pintura y de la escultura, que son la realización de las visiones personales y los sueños de un artista, el diseño cubre exigencias prácticas. Una unidad de diseño gráfico debe ser colocada frente a los ojos del público y transportar un mensaje prefijado. Un producto industrial debe cubrir las necesidades de un consumidor. .

En pocas palabras, un buen diseño es la mejor expresión visual de la esencia de «algo», ya sea esto un mensaje o un producto. Para hacerlo fiel y eficazmente, el diseñador debe buscar la mejor forma posible para que ese «algo» sea conformado, fabricado, distribuido, usado y relacionado con su ambiente. Su creación no debe ser sólo estética sino también funcional, mientras refleja o guía el gusto de su época.

Wucius Wong, Fundamentos del diseño Pág.41

Y tú, ¿qué estás estudiando ahora?

Fuente: Diseño gráfico + web

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page
Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *