Como  dijimos la semana pasada, la primera impresión es muy importante, sobre todo si hablamos de diseño gráfico. Así que aquí estamos para terminar de preparar nuestro portfolio de forma que no pase desapercibido.Papelería Greedy cat Cakes

Hay una cuestión importante: ¿tienes trabajos que mostrar? Si acabas de terminar tus estudios puede que no tengas experiencia profesional, pero seguro que tienes proyectos que has realizado mientras estudiabas. Si te parecen pocos, haz proyectos personales. Encárgate un trabajo a ti mismo. Eso nos vale a todos, también a los que hace años que terminamos y estamos desempleados. Hay que estar activo siempre.

Cada trabajo debe estar presentado de forma impecable. Mira cómo lo hacen los demás, fíjate en los que más te gusten o más gusten en general. Supongo que ya conocerás el maravilloso mundo de las Mock-ups, y si no es así, amigo, acabas de triunfar. Es así como cualquiera puede conseguir mostrar sus trabajos ficticios como si fueran reales y con estupendas fotografías. Hay de todo, tarjetas sobre madera, smartphones sostenidos en una mano, latas de refrescos, catálogos… Tú solo tienes que abrir el archivo y colocar tu diseño. En un santiamén lo tienes, ¡y su aspecto es espectacular!

Papelería Cejudo urban

Esto te sirve para tu portfolio online, para el offline, para presentar propuestas a clientes cuando tienes la fortuna de tener trabajo… ¡Benditas Mock-ups! No puedo dejar de mandar un enorme agradecimiento a los diseñadores que tan amablemente hacen estas cosas.

Aquí tienes fuentes para conseguir montones de ellas:

Graphic Burguer: Una página con muchas cosas útiles, mock-ups de papelería de todo tipo, logos estampados en piel, cartón, etc….

Pixelbell: En este enlace encontrarás 85 mock-ups variados para descargar.

Hay muchos más, sólo tienes que entrar en Google y buscar, seguro que encontrarás uno que se adapte a tus necesidades.

Una vez que tengas las imágenes preparadas, súbelas a la red, a tu web, a tus perfiles en Behance, Domestika… Da un poco de información sobre el proyecto, pero no te enrolles. Pon primero lo más importante. Cualquiera (o yo misma) que entre a ver tus trabajos, quiere ver y si le interesa lo que ve, después leer más. Si entro y lo primero que me encuentro son tres párrafos de texto, salgo pitando. Me parece bien que expliques, pero… ¡al final, por favor!

Poster Benavente 2

Sube tus mejores trabajos, lo importante no es la cantidad, sino la calidad. Piensa en cuáles llamarán más la atención y porqué. Por su originalidad, por su simplicidad… Haz hincapié en lo que mejor se te da. Está bien ser versátil y también tener una capacidad bien desarrollada.

La usabilidad de tu web debe ser buena. Si navegar por ella es fácil e intuitivo, la persona interesada se quedará mucho más tiempo. Y algo muy, muy importante: que la información de contacto esté clara, accesible, sino, apaga y vámonos.

Es bueno que en alguna parte de la página el usuario pueda ver tu formación académica o conocer un poco tu historia. Aunque hoy en día todo aquel que tenga perfiles en las redes sociales está bastante expuesto, nunca viene mal. No mientas, que todo se sabe.

Muévete, ten presencia en las redes, sigue a diseñadores relevantes, observa lo que hacen… ¡Nunca te duermas!

Tengo muchas cosas pendientes todavía. Le he dedicado montones de horas a mi portfolio, pero aún me queda mucho por mejorar.  ¿Y tu?, ¿te sientes satisfecho? ¿Tienes algún secretito que nos quieras desvelar para conseguir mejor visibilidad? Cuenta, cuenta…

Fuente: Franklin Roldán. Todas las imágenes están tomadas de mi propio portfolio.

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *