Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

Muchos de vosotros estaréis en paro (como yo) y buscando la manera de ganaros la vida (idem). Seguro que tendréis un portfolio que mostrar, ¿a que sí? ¿Creéis que podéis mejorarlo? Veámoslo.

Mock-up de Singular Graphic Design

La primera impresión es la que cuenta. No soy la única a la que no le gusta esto, ¿verdad? Porque las primeras impresiones son, a menudo, engañosas. Por muy buen ojo que tengamos, nos podemos equivocar. Y eso puede suponer dejar de conocer a alguien maravilloso. O perder de vista el producto que necesitabas. A diario nos llega un montón de información visual que nuestro cerebro clasifica con una rapidez asombrosa. Conseguir que nuestro trabajo destaque entre el resto, hacer que el cerebro se detenga en tus propuestas es un reto difícil. Porque si la primera impresión es importante en cualquier caso, en diseño gráfico para qué contarte.

Yo no hace tanto que terminé mi carrera, o sí, según se mire… Vaaaale, os lo diré: 10 años. ¿Muchos o pocos? Pues depende. El trabajo en sí cambia sólo un poco, pero las herramientas con las que contamos ahora son infinitas. Y mira que por aquellos tiempos ya teníamos ordenador e internet. Pero claro, hablamos del 1.0, de otra era…

Ahora por fortuna tenemos muchas más posibilidades. Las tenemos todos, así que hay que esforzarse por destacar. Si no haces uso de ellas, puedes ser todo un maestro y que nadie se dé cuenta de ello. A mí me parece que eso es bueno. Universaliza las posibilidades, nos iguala a todos. Las herramientas están ahí para que hagas uso de ellas, trabájatelo. En segundos puedes estar en Tokio o Nueva York y recibir montones de felicitaciones por tu trabajo.

¿Y de qué me sirve a mí eso?, puedes decir… pues para obtener prestigio y para alimentar tu ego y sentirte mejor contigo mismo. Pero ten cuidado, nunca pierdas la humildad. No hay cosa que más me eche para atrás que una persona (da igual su profesión) que se cree que viene de vuelta de todo. Escribo a menudo sobre diseñadores e ilustradores y nada más que veo egos hinchados, me niego en rotundo a alimentarlo con una sola línea.

Me voy del tema en cuestión. Seguro que tienes perfil en Linkedin. Pero eso no es suficiente. Por mucho currículum que tengas, habrá otros muchos como tú. Si alguien se plantea contratar tus servicios querrá saber qué es lo que has hecho. Y lo más seguro es que lo quiera ver en ese mismo momento, online. Lo ideal es que tengas una web propia. En mi caso lo que tengo es un blog donde además de los contenidos puedes ver mis trabajos. Si todavía no tienes ninguna de estas cosas, no te preocupes. Teniendo un perfil en Behance o en Doméstika o incluso en Dribbble te es suficiente (por ahora, pero no dejes lo de la web).

Hay muchas más posibilidades, pero estas tres redes sociales te permiten mostrar tu portfolio de una forma muy presentable. Además de eso, podrás entrar en contacto con colegas del sector y estar al tanto de novedades y tendencias y eso siempre es muy positivo.

Las redes sociales más generalistas también son un buen escaparate. Tener una fan page en Facebook es fundamental para conseguir visibilidad entre el público y posibles clientes. Twitter te permite relacionarte más bien con gente de tu sector y conseguir prestigio. Cualquier estudio puede fijarse en ti a través de esta red social. Todo depende de cuál sea tu plan para buscar trabajo, o mejor dicho, para que te encuentren.

Como me estoy alargando mucho (nada raro en mi), voy a dividir este post en dos. La semana que viene os contaré más sobre cómo presentar vuestro portfolio online. Mientras tanto pensad en que todo son ventajas:

  1. Nos permite estar visibles las 24 horas del día.
  2. Podemos captar clientes sin límites geográficos.
  3.  Es muy económico.

Para saber más sobre Behance, Doméstika o Dribbble.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page
Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

5 Thoughts on “La importancia de tener un portfolio online (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *