Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

Ainsss, la inspiración… Es bonita, joven y veloz. Si no te espabilas no hay quien la pille. Aunque eso me pasa cada vez menos. Esto es como lo de hacer ejercicio. El primer día, regular, el segundo día, mal, el tercer día, peor… pero a partir del cuarto día, empiezas a cogerle el tranquillo. Pues eso mismo pasa con la inspiración creativa. Que por mucho que ella corra, cuando estás entrenada, no se te escapa.

El entrenamiento es duro, por supuesto, no podemos pretender ponernos en forma y lucir una inspiración creativa de un aspecto fantástico de un día para otro. De hecho, hay que trabajarla a diario. Incluso los fines de semana, sin descanso. Cada día hay que ver mucho, leer muchísimo más y trabajar con las manos un ratito. Os confieso que yo no cumplo, me es difícil, tengo que repartir mi tiempo y no doy para más. Aún así, el día que libro, hago por lo menos algún ejercicio de mantenimiento.

Una cama con una colcha roja. Lo gracioso es que tiene una lamparita al lado. Esta adosada a la pared, es de madera y plana. Tiene un agujero en el entro en forma de bombilla y debajo, una libretita de postits y un bolígrafo, por si estás durmiendo y se te ocurre algo.

Cuando te planteas un proyecto nuevo en diseño gráfico, tienes muchas fases previas. Una de ellas es la búsqueda de inspiración. Ya sabemos que puede estar en cualquier parte: sobre un papel en blanco, debajo de la almohada o en el volante de tu coche, de paseo por el parque, observando las hojas caídas o los charcos creados por esa lluvia persistente… parpadeas y, ¡zas!, aparece y es sólo para ti. ¡Qué felicidad cuando la ves! Y te dices, ¡eso, eso es!, con una sonrisa. Pero aún así no nos podemos confiar. A veces todo funciona estupendamente en tu cabeza y después cuando lo intentas plasmar… no sabes qué pasa pero la dichosa y bonita y joven y veloz inspiración te ha fallado.

No pasa nada. No podemos desanimarnos y dejar de insistir. Al final, siempre que no sea uno de esos proyectos que te encargan para ayer, nos salimos con la nuestra.

¿Os cuento un secreto? Yo, a pesar de no tener ningún proyecto entre manos, busco inspiración a diario. Aunque no lo enfoque en nada en concreto. Me sumerjo en Behance y hago una navegación al azar. Paso de un proyecto a un perfil, de un perfil a una web… voy a su twitter, miro sus enlaces… Mis rutas son únicas, sólo recorridas por mí. Y me llevan a destinos que sólo yo puedo conocer.  Aunque eso no importa, porque cada mente es también única y te llevará siempre a exclusivas conclusiones.

La inspiración está casi siempre lejos del ordenador, por ejemplo, a mi me gusta hacer puzles, me ayudan a pensar. Aún así, la genial herramienta puede ser el inicio de un camino, o una paradita a la mitad. Lo más importante es que pensemos mucho, que le demos muchas vueltas al coco y que abramos bien los ojos. A pesar de todo, os dejo algunos enlaces interesantes que a mí me ayudan en algún momento:

–          Design Inspiration: A parte de lo evidente, puedes buscar diseños por colores.

–          Niice: pura imagen, nada más.

–          Icebergs: verás qué es tendencia si entras cada día.

–          From up North: Inspiración diaria en montones de ramas diferentes.

–          Hay montones, pero no tendría yo post para ponerlas todas!

Y leer mucho, mucho, y visitar montones de blogs y salir a la calle a que nos dé el sol… y por supuesto que los días tengan 48 horas (por lo menos).

No creo que haya que ir a ningún lugar especial a buscar la inspiración. Está dentro de nosotros. Es nuestra labor diaria saber encontrarla, hallarla, esté donde esté.

Y tu, ¿cómo te inspiras?

Imagen: Blog del diseño, una lámpara diseñada por Apícula

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page
Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *