Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

La semana pasada metí mi creatividad en el bolsillo y la paseé de un lado a otro. No estuve en casa ni un momento. Anduve mucho y también aprendí y experimenté. Últimamente me paso la vida fuera de mi zona de confort. Hacer cosas diferentes alimenta nuestra creatividad. Así que cuando volvía a casa cada tarde (o noche), llegaba cansada y cargada con mi creatividad crecidita. Ahora que tengo un par de días de recogimiento, estoy lista para que sigamos hablando de generar ideas!

 Icono, indicio, símbolo

¡Pero qué tres conceptos más interesantes! La semiótica la podemos usar los diseñadores para generar formas y para estudiar signos que ya existen. Charles S. Peirce y Charles Morris identificaron estos tres tipos de signos básicos: icono, indicio y símbolo.  Se parecen, su diferencia radica en la relación que tengan con lo que representan.

Icono, el dibujo de un coche. Indicio, la rueda de un coche. Símbolo, la palabra coche.

  1. Icono: Se parece a la idea representada, por ejemplo, un dibujo de un coche.
  2. Indicio: Tiene una relación con su referente, es un rastro. Si hay un indicio, necesariamente está lo representado. El sonido del motor del coche es un indicio de que hay un coche.
  3. Símbolo: Es abstracto. La palabra “coche” no se parece a su significado y es un símbolo. Son muy útiles, ya que hay conceptos difícilmente representables icónicamente. Lo negativo es que su relación es pactada y aprendida. Si no sabes el idioma, no comprendes nada.

Es común que un signo visual tenga más de una categoría sígnica, o sea, que sea icono e indicio a la vez. Por ejemplo, un dibujo de una rueda de coche es un icono y también un indicio que señala un taller de neumáticos.

Verbos de acción

Esta técnica fue ideada por Alex F. Osborn (el mismo que inventó la lluvia de ideas). Consiste en partir de una idea y aplicarle distintos verbos, por ejemplo: crecer, aplastar, alargar, invertir, cambiar… Estos verbos ponen en marcha unos cambios que manipulan el concepto. El ejercicio crea variaciones rápidas y frescas, muchas veces absurdas, pero que pueden dar un giro inesperado y colocarte frente a “La Idea”. Intenta reinventar un objeto cotidiano como el ejemplo anterior: un coche.

¿Cómo lo hacemos?

  1. Para empezar, un concepto básico. Aunque sea una idea muy obvia.
  2. Aplica verbos de acción sobre la idea o imagen inicial. Boceta rápidamente, busca verbos inusuales e irreverentes. No pierdas tiempo ni evalúes tus bocetos, trabaja rápido.
  3. Toma perspectiva y observa el resultado. A lo mejor has resuelto un problema de forma inesperada o has cambiado el obvio final de una historia.

Concepto inicial: coche. Coche aplastado, coche alargado, coche amontonado, coche roto, coche dividido, coche invertido, coche doblado y coches encadenados.

 Colaboración

Colaborar en un proyecto es complicado, a veces. Hay que saber trabajar en equipo y dejar el individualismo en casa. No es una batalla por conseguir que nuestra idea se lleve a cabo. Ni tampoco se trata de crear una mezcla con muchas partes diferenciadas. Hay que ser un equipo y llevar a cabo cada uno nuestra tarea. Juntos, fusionando nuestras ideas, llegaremos a un nivel superior. Trabajar en equipo es mucho más divertido, es como un juego. La comunicación entre los diseñadores debe ser buena, a menudo, las mejores ideas surgen conversando.

Cómo colaborar:

  1. Sentaos juntos. Trabajando en la misma mesa.
  2. Escucha y hazte oír. Cada uno de nosotros es especial y nuestro punto de vista puede tener mucho que aportar. Colaborar también implica escuchar. El conflicto surgirá en algún momento, es inevitable, dejemos fluir las cosas.
  3. Identificad a los líderes. Puede ser designado previamente o emerja de forma natural. Los líderes son fundamentales, ayudan a que el proyecto avance organizando y representando al equipo.
  4. A jugar. Eso sí, siendo siempre el objetivo el éxito del proyecto en común, sin que importe si la idea es mía o tuya. La competitividad y el conflicto es bueno, en su justa medida. Nunca debe frenar la obtención de los resultados más ambiciosos.

¿Qué técnica prefieres? A mí los verbos de acción me parecen muy interesantes. Espero que, como siempre, esto os ayude a generar las mejores ideas en vuestros proyectos.

Más sobre este tema: Definir el problema (I, II y III), Generar ideas (I y III)

Fuentes: Intuición, Acción, Creación, Graphic Design Thinking, Ellen Lupton Ed. GG

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page
Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *