Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

Por suerte hoy en día todos tenemos un buen puñado de libros en casa. Pero no hace mucho tiempo la gente normal no se los podía permitir, a lo sumo tenía un par de ellos. Eso es porque, salvo algunas noveluchas de tres al cuarto, todos los libros eran producidos en tapa dura, eran muy caros y aquellas familias que tenían carencias, que eran muchas, no se podían permitir gastar su sueldo en algo que no alimentara.

Un buen día allá por los años 30 del siglo XX, se inició un nuevo mercado: el de los libros de bolsillo baratos y accesibles para todos. Los objetivos que perseguían con su creación no eran tanto culturizar a la población humilde como acabar con los préstamos y la piratería, abaratar costes y abrir nuevas vías de ingresos, llegar a nichos de mercado todavía desocupados y estar al alcance de cualquiera, ¿esto te suena? La novedad, los libros estaban pegados en vez de cosidos, el formato era más reducido y el precio, también.

En 1935, Allen Lane funda en Inglaterra la editorial Penguin, que tuvo un fuerte impacto en la sociedad del momento. Edward Young es el responsable del reconocidísimo diseño inicial de estas portadas  divididas en tres franjas, de color en los extremos y blanca en el centro, con un código cromático para cada género y una organización común para todos las ediciones. Un poco más tarde, en 1947, llegó el famosísimo tipógrafo alemán Jan Tschichold a Penguin Books para rediseñar las portadas de sus libros. Antes de su llegada el trabajo era correcto, pero había una diferencia de opiniones entre diseñador e impresor que daba lugar a incoherencias. Jan Tschichold creó el que es considerado el primer Manual de estilo para una colección de libros con toda una serie de normas y pautas que no dejaban lugar a dudas. Cada libro, dependiendo de su contenido, tenía un diseño particular, pero siempre sobre una plantilla que definía toda la editorial.

Jan Tschichold I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

This is London I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

This is London (I) Other (D) I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

La fama de Penguin no se ha extinguido, continúa. Siempre se ha preocupado por la presentación y el diseño de sus libros. Las portadas las firman diseñadores reconocidos y artistas contemporáneos. Consideran, con gran acierto a mi entender, que siempre es útil invertir en diseño. Una cubierta con un aspecto cuidado, con un diseño diferente y siempre acorde con el contenido, conseguirá presentar de manera diferente un clásico y lo acercará a nuevo público.

Clockwork Orange I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Science Fiction I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Parra (D) I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Central European Classics I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Penguin Classics Red I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Penguin English Library Covers I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Namcy Mitford I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design-2

Namcy Mitford I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Luke Pearson Covers I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Cleon Peterson (I) Georgia Hilll (D) I #HistoriasdeDiseño I Diseño editorial I Singular Graphic Design

Fuentes: A Brief History of Penguin Book Covers, Jan Tschichold y Penguin Books.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page
Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *