Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

El packaging es una de las cosas que más me gusta en el mundo y también lo vintage, lo antiguo, lo viejo. Es por esto último que me decidí a hacer sección de #HistoriasdeDiseño y por lo primero por lo que hoy te voy a hablar del entonces hasta ahora del packaging de la leche.

Posts sobre las virguerías que hay en los diseños de estos envases que guardan la rica bebida de origen animal los hay por cientos, muchos de ellos dignos de ver. Pero, ¿dónde empezó todo? ¡Allá vamos!

Antes de que apareciera la primera botella de leche llegaba el lechero con su gran lata cilíndrica llena de leche fresca y te la servía directamente en tu recipiente. Una de las primeras botellas de leche en vidrio fue desarrollada en 1884 por un farmacéutico de Nueva York llamado Thatcher. Este señor se dio cuenta de que los lecheros transportaban su producto en sucias latas, pudiendo ser esta la razón de la muerte de muchos jóvenes. La nueva botella se sellaba con un disco de papel encerado que protegía la leche de los gérmenes. Y así comenzaron los lecheros a repartirla, fresca y embotellada, con este aspecto tan encantador. Letras con relieve o en un solo color en principio, mensajes sencillos, directos, con la típica vaca o el típico niño regordete. Ellas eran las primeras, no necesitaban más. Estos envases son coleccionados por algunos nostálgicos.

#Historiasdediseño I Antigua botella de leche i Packaging I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antigua botella de leche i Packaging I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antigua botella de leche i Packaging I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Tapas enceradas I Packaging I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antigua botella de leche i Packaging I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antigua botella de leche i Packaging I Singular Graphic Design

Más o menos por los 60 estas botellas fueron sustituyéndose por los cartones o los plásticos. La verdad es que con mucho menos encanto, pero la industria y la economía apretaban, eran menos costosos y se conservaba la frescura de la leche. O eso dicen, porque a mí no hay cosa que me guste menos que una leche en botella de plástico.

#Historiasdediseño I Antiguos tetrabricks I Suecia I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antiguos tetrabricks I Suecia I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antiguos tetrabricks I Suecia I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Antiguos tetrabricks © Heinz Grunwald I Australia I Singular Graphic Design

No puedo evitar acordarme de las bolsas de leche fresca que tenía en casa cuando era pequeña con un diseño poco cuidado, a uno o dos colores, no se esmeraban mucho.

Los bricks son lo más común hoy en día en todos los hogares, pero, hablando de diseño y yéndonos por las ramas, encontramos de todo. Preciosas botellas inspiradas en aquellas antiguas que nos traía el lechero, diseños divertidos o minimalistas, elegantes combinaciones tipográficas que también nos llevan al pasado, aunque seguramente nunca hayan existido tal y como lo pintan.

#Historiasdediseño © Ermolaev Bureau I Packaging Leche I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Packaging leche Milko © Giovani Flores I Singular Graphic design

#Historiasdediseño I Packaging leche Milko I Singular Graphic design

Diseño tretrabrick Mew I Packaging Leche I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I © Eric Musin I Packaging Leche I Singular Graphic Design

#Historiasdediseño I Lacteos Daylesford I Bolsa I Packaging de leche I Singular Graphic design

Milki Wave © Maria Utsinova I Packaging Leche I Singular Graphic Design

Molocow (concept) I Packaging Leche I Singular Graphic Design

Mr Milkas I Packaging Leche I Singular Graphic Design

SML MIlk I Packaging Leche I Singular Graphic Design

Tretrabrick leche 8th Continent I Packaging Leche I Singular Graphic Design

Turner Dairy Farms © Emrich Office I Packaging Leche I Singular Graphic Design

Y es que el mundo ha cambiado mucho. La competitividad en el lineal del supermercado para llegar a ser el producto elegido por el consumidor justifica todo recurso. Eso sin contar con la cantidad de información que se requiere hoy en día. A todos nos gusta lo rico, lo sabroso y de calidad y eso se refleja en un buen envase.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *