Un paisaje futurista y retro a la vez. Un desierto, una nave flotando en el centro de la imagen. Brilla, tiene una hélice y dentro hay un hombre tipo años 50 que mira por unos prismáticos. Lo acompaña un gato. Hay un par de torres de control, una con una pantalla. Más al fondo, una urna con el busto de un hombre sin piel. Se le ven todos los músculos.

Cuando en el cole mandaban hacer un collage, yo me echaba a temblar. ¡Oh, dios mío!, ¿cómo hago esto? Años más tarde, en la escuela de diseño me seguía pasando lo mismo, no lo había superado. Me cuesta, se me resiste, oigo “hacer collage” y se alza un muro. Por eso me fascina tanto. El collage une cosas que de otro modo, estarían siempre separadas. Con reconcilación o sin ella, es capaz de juntar cualquier cosa a otra, por muy distante que parezca. Es valiente, atrevido, descarado, a veces rudo, pero siempre, siempre, te obliga a mirar más allá y descifrar su contenido. Es como un jeroglífico.

Randy Mora es un rey en este arte.  Si ves su perfil en Behance, se define como un bobo que necesita un afeitado y que lleva un abrigo de piel. No me digáis, esta presentación es ya un collage! Sobra decir que de bobo no tiene nada. Aunque puede que un poco loco sí que esté…  Su territorio es el collage digital, combina imágenes retro o renacentistas con texturas degradadas, elementos gráficos, formas geométricas… ¡Y yo aquí con estos pelos! Sus imágenes son místicas y surrealistas. Es totalmente fascinante. Y si no, echad un vistazo a esto.

Collage, cabeza de mujer años 50 con los ojos cerrados en el centro. Una mano suspendida en el aire sujeta un péndulo que oscila sobre la cabeza de la mujer. De la frente de ella salen ondas (círculos concéntricos). En el fondo, el perfil de unas montañas rocosas, y tras ellas, tres columnas griegas, sobre dos de ellas, unos relojes que marcan horas distintas. Fondo de cielo azul con nubes blancas. Tras las montalas hay también un pingüino.Hombre trajeado sin cabeza a la derecha. Suelo a cuadros blancos y azules. En una mesita, una figura, una estatua griega, pequeña. En medio del suelo, hay un reloj, tumbado. Se suspenden en el aire cubos con ojos en su parte frontal. A la izquierda una farola de pared.Mujer años 50, busto. Medio rostro está oculto por una flor de pacífico color verde amarillento. De esta flor surge una tela del mismo color. Sobre ella, que se extiende de derecha a izquierda y hacia arriba por la imagen, hay un bebé, unas fotos antiguas, una esfera decorada, más arriba la cabeza de un zorro rojo. Otra tela de color más azulado se esconde detrás de la anterior. Encima de ella en la parte más alta, una casa. de la tela como si colgara de un precipicio hay una niña. También de años 50, se va a caer. Vuelan palomas a su alrededor. Fondo de textura desgastada azul.Dos hombres y una mujer años 50. Todos están ante una caja o cajón que contiene un cerebro plano. Lo cuidan.Ilustraciones realizadas para The Guardian & The Observer: A Guide to Maximise Your Memory.

Creo que la creatividad es algo inherente a los seres humanos. No comenzamos o dejamos de ser creativos en un momento concreto de nuestras vidas; simplemente aprendemos a desarrollar ésta característica de diferentes maneras, dependiendo de nuestros intereses y la gente que nos rodea.

Randy  Mora nació en Bogotá, ciudad en la que reside, y  donde trabaja de freelance. Es autodidacta en esto del collage (encima!).

Comencé a hacer collages allá por el 2007 como una disciplina en la que soy autodidacta, mientras asistía a la universidad donde estudiaba publicidad. Aún me queda un año para terminar ya que tuve que dejar los estudios debido a problemas personales. Afortunadamente encontré en el arte mi verdadera vocación y ahora puedo decir que soy verdaderamente feliz haciendo esto.

Y yo que me alegro, porque déjame que te diga una cosa Randy, esto es lo tuyo. Ha trabajado para Wired UK, GQ Spain, The Guardian, The Hollywood Reporter… Sobre todo, ilustrando artículos, portadas… En el 2011 fue seleccionado junto con otros artistas e ilustradores para el libro “Cutting Edges: Contemporary Collage”.

Es de noche. Un paisaje desértico. Montañas rocosas al fondo y la tierra en el cielo lejano. Un medio hombre, medio robot en primer plano, tiene adosada una esfera que contiene un feto.Un iphone sostenido en horizontal por una mano retro. El fondo de pantalla es un arabesco. De pie sobre el iphone una mujer. Sus piernas y su cabeza, todo en su sitio, pero falta todo el cuerpo. Una guitarra, unas plantas marinas, anemonas y unos peces nadan a su alrededor.Diners magazine: Edición 50 aniversario

Cartel de la bebida energética StrageLove. La botella en el centro, un marco retro y cuerpos desnudos renacentistas, o partes de ellos.As y rey de corazones. Estilo renacentista surrealista.Sota y dama de picas. Diseño de Randy Mora. Cuerpos renacentistas si cabez y otros elementos.As y Rey de tréboles. Estilo renacentista surrealista.Sota y dama de diamantes. Estilo renacentista surrealista.Packaging y piezas promocionales de bebida orgánica australiana StrangeLove.

Un hombre de pie encima de una roca en la costa. Al fondo un faro. El hombre sólo tiene piernas (parecen las de un pirata) su torso es un gran ramo de flores. Tiene una mano que sostienen un reloj y una linterna. Pájaros vuelan a su alrededor.Una mujer lleva un perro con una correa. La mujer no tiene cuerpo ni cabeza. La cabeza del perro es la de la mujer. El cuerpo de la muejer son una serie de esferas conectadas con algo dentro. La esfera que sería su cabeza tiene una gran esfera ocular dentro.Trabajos personales

Randy Mora, ¡eres muy grande!

Fuentes: Carlos Cortés y El Hurgador. Imágenes: Randy Mora.

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

5 Thoughts on “Randy Mora, el collage surrealista”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *