Tengo que reconocer que me muero de envidia. Esta delicada mujer, residente en Brookling hace maravillas con esas manitas… y yo aquí, tecleando. Y ella allí, contemplando su obra… ¡La envidia me corroe! Ahora veréis de qué os estoy hablando, abrid bien los ojos que os va a encantar.

Y ahora vamos con la historia:

Dana Tanamachi es toda una experta en lettering efímero. Este verano se fue de vieje a Japón. Volvió a Nueva York llena de inspiración, deseando plasmar la idea que tenía en su cabeza. Al mismo tiempo, no podía dejar de pensar en una conferencia a la que asistió algún tiempo atrás en la que se hablaba del florecimiento personal. Pensaba en que el mayor enemigo de nuestro florecimiento son las obligaciones. Este año, el trabajo personal se ha vuelto mucho más importante para Dana, crear por crear le ha ayudado a redescubrir porqué le encanta lo que hace.

Tuvo un sueño… Una pared oscura pintada de oro, de ese color metálico que brilla cuando le da el sol. Se imaginó un espacio amplio y abierto en el corazón de Nueva York. Suelos de madera desgastada y mucha luz natural. ¿Existía esa ubicación ideal?

Dana habló con sus amigos y uno de ellos tenía las llaves de un lugar exactamente así. Un loft, segundo piso, construido en 1857 con pisos de madera original y dos grandes ventanas en la pared sur. Y lo más importante, una amplia pared pintada de color negro. Dana no se lo podía creer.

A partir de ese momento, todo le fue rodado. Habló con su amigo Andrew Shepherd para que grabara todo el proceso. Estaba deseando hacer el trabajo, pero también quería poder compartirlo con todo el mundo. Empezó el lunes 26 de agosto y terminó el miércoles por la tarde. Ahora Dana está feliz de compartirlo con todos nosotros.

Dana Tanamachi bocetandoDana Tanamachi bocetosDana Tanamachi trabajandoDana Tanamachi trabajo terminado

Yo también estoy feliz de que Dana Tanamachi lo comparta con nosotros. No me extraña que le encante lo que hace, a mí también. Y a sus amigos, por eso le prepararon un local para que hiciera realidad su sueño (creo yo, porque es mucha casualidad, se lo prepararon, fijo!).

El trabajo es excepcional, es increíble cómo esta mujer lo borda, lo hace perfecto, ¡y sólo en 3 días! Un ejemplo de que los sueños se hacen realidad… Al menos para Dana Tanamachi.

Fuente: Roc21 Imágenes y video: Dana Tanamachi Studio, Vimeo

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

4 Thoughts on “Dana Tanamachi hace realidad un sueño”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *