Uy, uy, uy… tengo un problemilla: ¡un proyecto nuevo entre manos! Y tú dirás, ¡pues vaya problema! Es verdad, tal y como están las cosas, es de agradecer. Pero cada proyecto que iniciamos es un problema al que hemos de buscarle una solución idónea. Y es en cuanto nos planteamos este dilema cuando empieza el proceso creativo.

Me temo que este post me ha quedado más largo de que pretendía. Sé que uno de mis defectos es que hablo mucho (no demasiado, que no es lo mismo, ¿eh?). Aunque, la verdad, no creo que en este post le haya dado tanto a la tecla. Todo es superinteresante, ya verás… Voy a seguir con lo que dejé la semana pasada en el post de Pensando más y diseñando menos. Hoy hablamos  de definir el problema.

Las técnicas que Ellen Lupton muestra en su libro Intuición, Acción, Creación, ¿son imprescindindibles? Pues mira, no. Pero ayudan. Puede que tengas una idea maravillosa ahí, pero está de perfil y huye del centro de tu mente. Estos métodos ayudan a que estas ideas tomen forma y puedas atraparlas.

Veamos 3 formas de ayudarnos a definir el problema porque…

“Un problema bien planteado, ya es media solución” John Dewey

Neuronas

Lluvia de ideas

Seguro que has participado en alguna. A mi me parecen muy divertidas, llevan a que se cree debate y conversación sobre el tema. La lluvia o tormenta de ideas es una técnica de grupo. Debemos olvidarnos de los prejuicios y atacar el problema desde distintos puntos, bombardeándolo con preguntas rápidas para encontrar posibles soluciones.

Recomendaciones para llevar a cabo una lluvia de ideas:

  1. Elegir un moderador. No hace falta que sea el líder del grupo, con que tenga mano firme, paciencia y energía es suficiente.
  2. Centrar el tema. Ser específicos conllevará más productividad.
  3. Anotarlo TODO. Hasta la idea más disparatada, unas ideas generan otras ideas.
  4. Fijar un límite de tiempo (o de propuestas). Los objetivos estimulan la imaginación.
  5. Seguimiento. Clasificación de las ideas al final de la sesión, que alguien las registre y distribuya, es fácil que se olviden y se pierdan.

La lluvia de ideas nos ayuda a definir problemas, a abrir nuestra mente y generar conceptos para el inicio de un proyecto.

Mapas mentales

Me llama la atención por su absoluta sencillez. Es tan sencillo que al principio no entendía de qué se trataba. Piensa radialmente, centra un concepto y asócialo con otros.

Recomendaciones para hacer un mapa mental:

  1. Concéntrate. Y centra en la página un concepto de inicio.
  2. Ramificación. Enlaza conceptos asociados a la idea principal.
  3. Organización. Las ramas se pueden dividir por categorías, sinónimos, frases hechas, temas relacionados.
  4. Subdivisión. En cada rama se pueden crear subcategorías, abre tu mente y trabaja rápido.

Los mapas mentales convierten aburridas listas interminables en diagramas coloridos y organizados. Funcionan mejor y se memorizan más fácilmente. En la red encontramos algunas webs para hacer mapas mentales.

Entrevistas

Lo que la gente hace y lo que dice que hace, no es necesariamente lo mismo. Entrevistar a los clientes o usuarios cara a cara puede aportar mucha información. A esto se le llama etnografía: observar el comportamiento de las personas y cómo interactúan con su entorno. El lenguaje no verbal es muy importante. Hacer una entrevista personal te permite llegar mucho más allá y conocer al público.

Recomendaciones para hacer una entrevista:

  1. Busca a las personas adecuadas. No pierdas el tiempo, busca perfiles extremos que te aportarán ideas más relevantes.
  2. Prepárate bien. Ten la cámara preparada, grábalo TODO.
  3. ¡Anda ya! Presta atención a las contradicciones, cuando lo que dice y hace no concuerdan.
  4. Sé abierto. No tengas opiniones previas, pregunta, muestra curiosidad, empatiza.
  5. Deja que piense. Si hay un silencio, déjalo estar y dale su tiempo para buscar la respuesta adecuada.

Cuando tu público objetivo es totalmente desconocido para ti, este es tu método.

Espero que estas técnicas de design thinking te hayan parecido útiles. Hay más, así que si te interesa, no te olvides de pasarte por aquí en unos días. ¡Hasta pronto!

Más sobre este tema: Definir el problema (II y III), Generar ideas (I, II y III)

Fuentes: Intuición, Acción, Creación, Graphic Design Thinking, Ellen Lupton Ed. GG Imagen: gerard79

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *