Community Manager

Para que todos lo sepáis, estoy estudiando otra vez, ¡y me encanta! Eso de aprender es algo que nunca me va a dejar de gustar, no puedo dejar de tirar del hilo… Y tirando, tirando, veo que esto de convertirse en Community Manager (una de las nuevas profesiones surgidas de la web 2.0) no es tarea fácil, ¡y mucho más difícil va a resultar serlo!

¡La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar!

Un Community Manager por definición es un ser social, es un experto, un actor y un escritor. Es honesto, educado y está a la última. Todo esto añadido a estar conectado todas las horas del día, porque internet no duerme… y las marcas a las que representa en la red, tampoco. 

El gestor de la comunidad en las redes sociales es capaz de llevarse bien hasta con quien lo critique duramente y encima sacar partido de ello. Escucha a todo el mundo, es objetivo y respetuoso. Al mismo tiempo es fiel a sí mismo sin defraudar los valores de la marca a la que presta su voz.

El Community Manager cuando habla siempre aporta algo y con las palabras justas. Economiza, no dice por decir y si lo hace, no es un buen CM. Tiene un papel de moderador, no es la voz cantante, es más, debe intentar que sean otros los que canten la melodía.

Y por supuesto, todo esto siempre con una sonrisa en la cara o su símil en la red. Los contenidos que presentes tienen que ser positivos para tu audiencia. Hay que pensar siempre en los demás, no en el bien de la empresa (es decir, que también es un alma altruista y generosa, ¡es la monda!).

La audiencia se puede sentir engañada si usamos hashtags para atraerlos a nuestros contenidos y resulta que estos no son relevantes. Así hacemos perder credibilidad a la marca, con lo que no estaríamos haciendo bien nuestro trabajo. Un Community Manager no puede mentir nunca. Si se equivoca, lo mejor es ser honesto y pedir disculpas. Es muy importante que tu audiencia no pierda la confianza en ti, si lo hace, se romperá la relación.

El Community Manager, cuando se pone a trabajar, se enfunda el disfraz de la empresa. Ya no es él, es la marca, la marca que habla, la marca que escucha, que aporta, que da confianza. Debe empaparse el personaje y tener el carácter de la marca, pensar como la marca, hablar como la marca. El CM es un actor digital que hace que la marca se comunique con sus clientes o usuarios y que éstos puedan interactuar con ella, recibiendo así una información muy valiosa para la empresa.

Y encima hay que innovar, estar a la última, enteradísimo de las últimas tendencias, tomarse en serio la normativa de privacidad y los derechos de autor… ¡ufff! Y yo no puedo evitar preguntarme: ¿duermen los Community Managers?, ¿tienen algún día libre? Porque hacer bien tu trabajo y cumplir todas las expectativas va a ser muy difícil, la agenda de un CM es agotadora, espero no morir en el intento.

Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *