Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page

Las marcas no son personas, pero tienen personalidad. Detrás de la imagen de una marca debe haber un concepto claro, que se transmite a través de tres factores principales: color, forma y tipografía. Juntas resultan un todo único que tiene asociada una idea. ¿Tu empresa no tiene marca?, ¿eres autónomo y crees que no la necesitas?

Pues entérate, estás equivocado.

Todos iguales, uno diferente

Si buscamos marca en la R.A.E. encontraremos la siguiente definición: “Señal hecha en una persona, animal o cosa, para distinguirla de otra, o denotar calidad o pertenencia”. El origen de esta palabra está en la huella que se le hacía al ganado para distinguir a las reses. Esto ayuda mucho a entender lo importante que es tener una marca.

Encontrándonos en un entorno homogéneo donde hay muchos como yo, si me asocio un símbolo, un nombre, un color, etc., (o lo que es lo mismo, una imagen de marca), me distinguiré de los otros que tengo conmigo. Esto es muy importante en los tiempos que corren donde marcar la diferencia es fundamental (valga la redundancia).

Eso sí, tu marca debe representarte, no vale cualquier cosa. Si lo haces bien, tu marca te aportará prestigio  e identidad y dará valor al producto o servicio que represente. Ayudará a que te reconozcan si quieren volver a contratarte o a comprar tu producto y tendrá asociada una personalidad.

La personalidad la aporta el “algo más” que debe tener la marca. Una imagen corporativa puede ser divertida o seria, joven, femenina, elegante, etc., pero la marca también se define en cómo contesta al teléfono la persona de contacto.

Ahora, con la existencia de las redes sociales, cualquier empresita que se precie tiene su cuenta en Facebook, Twitter y/o Linkedin. Por supuesto que esto también es marca. Ahora la marca habla y muestra abiertamente su personalidad, mucho cuidado con caer antipáticos.

¿Y si hablamos de marcas personales?, pues tendrás que tener bien claro quién eres, cuáles son tus habilidades, cómo te ven y a dónde quieres llegar.

Recomendaciones para diseñar una imagen de marca:

  1. Debemos reflexionar e investigar primero para realizar un buen trabajo. No es recomendable tener que rectificar y rediseñar la marca muy a menudo, será mucho más difícil que la gente fije en su mente nuestra imagen.
  2. Debe ser fácil de comprender.
  3. Y única, singular, es importante distinguirse del resto.
  4. Será memorable y perdurable.
  5. Reflejará los valores y objetivos de la marca, debe de contarnos algo.
  6. Se podrá utiliza en todo tipo de medios, en color y en b/n, a grandes tamaños y en miniatura.

¡Ah!, y si necesitáis alguien que os diseñe una la imagen de vuestra marca, no lo dudéis, que para eso estamos.

Imagen: morgueFile

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInBuffer this page
Mujer plural. Diseñadora gráfica, community manager y madre ocupadísima. Me gusta leer y escribir, sobre todo de diseño, ilustración, tipografía y arte.

One Thought on “Marca la diferencia con tu marca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *